martes, 7 de septiembre de 2010

Capítulo 13: El Retorno del Paladín

Zarokki se asustó al ver que el enorme elekk de Dryaddin casi le aplasta al saludarle. Mientras la draenei descabalgaba, el elekk le lanzó una mirada altiva al caballo nefasto del brujo y, tanto el jinete como el rocín compartieron miradas de desconfianza.
- Por favor, Dryaddin, ¿no puedes montar tu nuevo caballo de guerra? Ni a mi corcél del Infierno ni a mi nos hace gracia ese mamut gordo y peludo- se quejó Zarokki al tiempo que el elekk se encabritaba.
- ¡Zarokki! No trates así al pobre elekk. Ahora mismo lo mando al establo si es lo que quieres. Que sepas también que mi nueva cabalgadura es una yegua, no un caballo- sonrió la paladín mientras sacaba a la espectacular dama que era la nueva yegua acorazada.

Al caballo nefasto le caía la baba al ver a su nueva compañera de aventuras que era más rapida que el viento y, por supuesto, más que él mismo. Ahora, cuando el equipo estaba formado, se dirigieron a la nueva mazmorra que les esperaba: Uldaman
La siguiente aventura, como marcó tanto a Dryaddin porque supuso el despertar de su verdadero poder, se narrará en el siguiente capítulo.