domingo, 8 de agosto de 2010

Capítulo 5: La Llamada de los No-Muertos

Zarokki zarandeó a Dryaddin para que se despertara.
- ¡Dryaddin! ¡Están atacando el Valle del Ocaso! Los muertos han sido resucitados por un brujo nigromante y amenazan con contagiar la peste entre los ciudadanos de la aldea. ¡Levántate, tenemos que darnos prisa! – exclamó entusiasmado Zarokki. Pero a Dryaddin no le entusiasmaba tanto la idea de verse con las caras putrefactas de aquellos engendros.

Se levantó, compró varios zumos de melón y cortó unas lonchas de jamón de ciervo para hacerse un bocadillo por si necesitaba recuperar energía por el camino. Pronto llegaron al tétrico cementerio, que estaba cubierto por una densa calígine que no dejaba ver el cielo despejado que en la Villa del Lago se disfrutaba. La lucha contra los no-muertos fue intensa y duró muchas semanas. Además, por la zona deambulaba Mor’Ladim, un asesino despiadado y poderoso que mataba con su simple mirada y el Brujo Nigromante que controlaba la horda de zombis. Al final, tras bajar a las catacumbas del camposanto y devolver a los muertos al lugar donde les correspondía, el Valle del Ocaso volvía a descansar en paz y armonía. Dryaddin decidió, que cuando estuviera preparada, volvería al Cementerio para vengarse del Mor’Ladim.