miércoles, 25 de agosto de 2010

Capítulo 10: Forjaz

Zarokki se reía alegremente.
-Ja ja ja! ¿Y te fuiste a Darnassus? ¿Qué esperabas encontrar allí?

Dryaddin se miraba los pies avergonada. Seguro que el brujo pensaba que lo que hizo el día anterior fue una estupidez.
- Bueno, al menos has conocido una nueva ciudad y la verdad es que es muy hermosa. Pero como ya te dije, mi ciudad preferida es Forjaz. No sólo porque los enanos y los gnomos son muy hospitalarios sino porque esta ciudad es la menos poblada y odio las multitudes.- respondió Zarokki muy convencido.
Dryaddin se alegró de la reacción de su compañero y juntos descubrieron nuevas cosas de la ciudad. Había un gran yunque donde los herreros forjaban espadas y armaduras. La sala de la Gran Fundición impresionó a los dos amigos: los metales fundidos caían en cascadas doradas y cobríceas sobre los moldes donde se creaban nuevos objetos. Tambien visitaron un museo de animales prehistóricos y planearon su próximo viaje al Campamento a cazar más panteras y raptors.